GOBIERNO CORPORATIVO, EN BREVES PALABRAS

April 19, 2017

 Hoy en día, los empresarios se preguntan si vale la pena invertir en el Gobierno Corporativo, esto siempre se ve como condiciones burocráticas que generan más gastos innecesarios y cuya utilidad, no se percibe de manera directa o de manera inmediata, si bien las empresas tienen una alta disposición para invertir y realizar esfuerzos, eliminar y reducir las ineficiencias y mitigar fraudes, es una realidad que aun así los empresarios no han invertido lo suficiente en el Gobierno Corporativo.

 

El Gobierno Corporativo puede ayudar a la inversión y además en logros y trabajar en una visión estratégica que impacte en el valor de la empresa. Es una realidad que la mayoría de los empresarios, de una u otra manera gobiernan sus negocios. Algunos de manera autocrática y otros consensan los temas relevantes en un órgano de gobierno compartiendo facultades de decisión. El tema es cómo se realiza el análisis y la toma de decisiones respecto aquellas condiciones críticas de las que depende la seguridad y el crecimiento patrimonial.

 

Las prácticas de Gobierno Corporativo fortalecen los órganos de dirección y control de las empresas (asamblea de accionistas o propietario, directorio y gerencia), al tiempo que definen reglas claras de juego entre los actores, e incrementan el nivel de transparencia y rendición de cuentas frente a los grupos de interés (inversionistas, proveedores, clientes, empleados, gobierno).

 

El Gobierno Corporativo consiste en mantener un equilibrio entre los objetivos económicos y los sociales entre los objetivos individuales y los comunitarios. En este marco de gobierno o gobernanza se establece con el fin de promover el uso eficiente de los recursos y, en igual medida, exigir que se rindan cuentas por la administración de esos recursos. Su propósito es alcanzar el mayor grado de coordinación posible entre los intereses de los individuos, las empresas y la sociedad. El incentivo que tienen las empresas y sus propietarios y administradores para adoptar las normas de gestión aceptadas a nivel internacional es que ellas los ayudarán a alcanzar sus metas y a atraer inversiones. 

 

El término Gobierno Corporativo se refiere al sistema por el cual una empresa es dirigida y controlada en el desarrollo de sus actividades económicas, este sistema incluye la cultura, los valores, la misión, la estructura, los lineamientos, los procesos, la administración de riesgos y las medidas necesarias para asegurar su gestión y seguimiento.

 

El establecer buenas prácticas de Gobierno Corporativo mejora la disponibilidad y las condiciones de obtención de recursos financieros, ofrece menores costos de monitoreo y menores riesgos relacionados con su administración, y permite el establecimiento de acuerdos en mejores condiciones y a mayores plazos con otros grupos de interés al contar con una contraparte que ofrece una mayor transparencia y una mejor concentración en la generación de valor. 

 

El Gobierno Corporativo incide en el crecimiento, el desarrollo sostenible y, en términos generales, en el bienestar de la empresa. Este bienestar se busca estratégicamente para lo cual presentamos cinco puntos que pueden ser relevantes:

 

  1. Acceso al Financiamiento. Un gobierno corporativo acertado puede incrementar el acceso de las empresas a financiamiento externo, lo que a su vez puede generar inversiones más importantes, mayor crecimiento y más empleos.

     

  2. Mayor valoración de las empresas. Las buenas prácticas de gobierno corporativo inciden en el costo de capital y la valoración de las empresas.

  3. Mejor desempeño operacional. Un gobierno corporativo adecuado también agrega valor mejorando el desempeño de las empresas a través de una administración más eficiente, la mejor asignación de los activos y mejores políticas laborales, entre otras eficiencias similares.

  4. Menor riesgo de crisis financieras. Las prácticas de gobierno corporativo inciden también en el comportamiento de las empresas en épocas de perturbaciones económicas y contribuye efectivamente a que se prevengan dificultades financieras graves que, como ha sucedido, pueden afectar negativamente a toda la economía.

  5. Mejores Relaciones con otras partes interesadas. Las empresas tanto públicas como privadas deben lidiar con muchas otras partes interesadas, entre ellas, bancos, empleados, gobiernos locales y nacionales. Cada una de esas partes supervisa, incentiva y aplica medidas de cumplimiento afectando de diversas maneras a las empresas y su administración. 

 

Cuando una empresa adopta estos principios dentro de sus normas rectoras, ya sea en forma de un código de gobierno corporativo, o de una manual de principios de buen gobierno, ya sea de manera voluntaria u obligatoria, está mandando un mensaje: somos responsables y transparentes, somos seguros para invertir. Todo esto influye en el valor de la empresa, valor que no pasará desapercibido a los inversionistas internacionales; el inversionista sólo necesita asegurar una rentabilidad razonable, sin cambios bruscos en los riesgos y la estabilidad, cambios y riesgos que, como todos sabemos, son no solo internos sino externos (leyes y regulaciones, eficiencia de los entes supervisores, el sistema judicial).

 

 


 

Tags: